Atención de pacientes a distancia a través de medios tecnológicos.

Consultas: carloschurba@gmail.com

compupersona.jpg telepersona.jpg

El Lic. Carlos Churba, en nuestro medio, viene trabajando desde hace algunos años con pacientes que realizan sus tratamientos a través de medios tecnológicos diversos. Una comunicación personal, que transcribo seguidamente, me permitió realizarle algunas preguntas que nos ayudan a introducirnos en el conocimiento de esta nueva modalidad:

P-¿Desde cuándo comenzaste la atención de pacientes a distancia? ¿Y cómo surgió esta posibilidad ?

R- La atención de pacientes a distancia surge a partir de una situación coyuntural donde se entrecruzan por lo menos dos variables que hacen posible la apertura de esta nueva modalidad de tratamiento. Una de ellas esta dada por los grandes avances en la informática que acercó a las personas que se hallaban a distantes geográficamente pero que podían hablar, escucharse, verse, a través de sus computadoras a costos relativamente accesibles mediante modos comunicacionales virtuales y en tiempo real. Por otro lado en los últimos cuatro años, miles de argentinos emigraron de nuestro país por la gran crisis económica. Muchos de ellos se fueron apesadumbrados y encontraron en la Internet un modo de quedarse cerca de sus seres queridos, hecho que les ha facilitado en parte adaptarse a la nueva situación. En este contexto hubo un acontecimiento familiar : mi hijo menor decidió viajar a España . Este hecho me impulsó a familiarizarme con el chat, como una alternativa valiosa para mantener nuestro vínculo comunicacional y afectivo . La pregunta que me surgió frente a esta experiencia fue ¿por qué no aprovechar también esta posibilidad que nos brindan los tiempos actuales para los tratamientos psicoterapéuticos? Muchos de los emigrantes eran además de hijos, hermanos, amigos, pacientes de algún terapeuta, con el cual sostenían un vínculo, una transferencia. Lo más interesante a mi entender es que este nuevo camino surge a partir del pedido del mismo paciente quien muchas veces ve antes que nosotros mismos la posibilidad de incluir este modo original de tratamiento en su proceso psicoterapéutico .

P- Es decir que ¿los casos con los cuales comenzaste eran pacientes tuyos que se fueron y continuaron vía teléfono o chat sus tratamientos?

R- Exactamente y te diré que continuar a distancia implicaba introducir nuevas condiciones pero ello también ocurre con situaciones nuevas que advienen en el devenir de los tratamientos en nuestros consultorios. Recuerdo pacientes que no pudieron asistir largo tiempo a sus sesiones tal como lo venían haciendo ya sea por enfermedades o por embarazos de alto riesgo o dificultades de otro orden. Estas situaciones fueron abordadas en algunos casos que así lo ameritaban mediante la asistencia telefónica. Considero estas intervenciones alternativas como antecedentes de los “tratamientos a distancia” Cada nueva situación se presenta como un desafío que nos convoca a introducir cambios pertinentes para continuar el proceso terapéutico.



P- Es muy interesante lo que vas diciendo, lo relaciono bastante con lo que he leído de tu libro "La Creatividad", al mismo tiempo me preguntaba y desearía que me dijeses algo al respecto: ¿Cómo se resuelven las cuestiones de encuadre? ¿cómo trabajás las resistencias? ¿ hay ausencias ? ¿ cómo te efectúan los pagos ?

R- Te cuento que la cuestión de los pagos generalmente surgieron por propuestas de los mismos pacientes que tienen a veces más claro que nosotros cómo enviar dinero desde el exterior. Las agencias que se ocupan de ello y que hoy existen en nuestro medio, seguramente como consecuencia de tanta emigración, funcionan muy bien. Esto hace que la suma acordada llegue en tiempo y forma en tanto paciente y terapeuta mantenemos el acuerdo. Las cuestiones de encuadre, considerándolo como un procedimiento con elementos constantes en el cual siempre puede aparecer alguna variación no presentan problemas en tanto se usa parte de una sesión tal como lo hacemos regularmente para conciliar horarios, frecuencia y todas las cuestiones singulares entre paciente y terapeuta. Es menester agregar otras variables que tienen que ver con cómo resolver posibles desperfectos provenientes por la tecnología utilizada y que no encuentro tan diferente a los obstáculos que debemos trabajar cuando aparecen problemas con el buen funcionamiento de los subtes o alguna inundación, accidentes, que si bien son infrecuentes debemos tomarlos como posibles de que ocurran y por lo tanto merecen ser trabajados. En cuanto a las resistencias que pudieran aparecer te diré que no veo impedimento alguno para trabajarlas e ir extrayendo de todo lo que el paciente dice los elementos para llegar a los contenidos reprimidos. Los olvidos, los silencios, los tonos, una llamada ( equivalente al timbre en la puerta de nuestro consultorio) que entra minutos después o antes de lo acordado, todas esas son señales que van alumbrando el camino de hacer psicoterapia a distancia, distancia geográfica, porque en realidad a pesar de los kilómetros estamos muy cerca, tan cerca que aparece el amor, el odio, los enojos, en fin todo lo que sabemos tiene que aparecer en el tratamiento. Hasta el momento te cuento que no he tenido ausencias, recuerdo en una oportunidad que una de las pacientes con la cual utilizo para sus sesiones la línea telefónica, me envió dos días antes de su sesión un mail para solicitarme cambio horario en esa semana , cuestión que resolvimos rápidamente acordando un nuevo horario para su sesión telefónica.

P- Mientras te escuchaba me acordaba de Emannuel Levinas que ha desarrollado el concepto de rostro ( le visage ), el nos dice que el rostro no se ve, se escucha, porque sostiene que el rostro no es la cara, sino una "presencia viva" del Otro, una pura significación no contextuada sino que sólo tiene sentido por sí misma. El rostro desde esta perspectiva no se ve, se oye, se lee. Es como dice Levinas “la palabra del huérfano, de la viuda, del extranjero”.

R – Sí, es así, pasa por una captación que va dándose, sucede que nos hemos ido entrenando para hacerlo con el paciente físicamente cerca nuestro, ahora se nos presenta el desafío de hacerlo a distancia, . En este punto hay que abrir al máximo los canales para escuchar y leer de modos no convencionales.


P- ¿Te sentís más cómodo vía teléfono o vía chat?

R- Las dos formas son funcionales para mí, me pasa que con el teléfono puedo obtener algunos datos que me parecen importantes como por ejemplo escuchar la respiración, los tonos, los equívocos. Sin embargo el chat también después de cierto entrenamiento da elementos que van más allá de lo discursivo. El encimado de nuestros decires, que a veces sucede, aunque es importante mantener adecuadamente los ritmos, abre el camino del humor que a veces viene muy bien y hasta puede dejar efectos terapéuticos cuando es bien usado, también ese choque literal que aparece en la pantalla arma nuevas vías de asociación que son muy ricas.

El terapeuta entrenado no sólo con el medio tecnológico usado sino conociendo al paciente empieza a reconocer sus modos rítmicos y éstos generalmente dan pistas ya que dicen otras cosas más allá de lo que aparece dicho o escrito o escrito y cancelado. Muchas veces en medio de la sesión observo que el paciente está escribiendo y luego el tiempo en que llega su mensaje no es acorde al esperado, otras veces no llega, ese espacio en blanco es análogo al silencio de las sesiones habituales. Por otra parte existen íconos, el uso de éstos permiten vehiculizar estados de ánimo. Fui notando que la repetición y frecuencia de su uso me permiten reconocer significaciones peculiares que nos “hablan” en definitiva de cada singularidad. Todos estos elementos son señales a tener en cuenta.


P- ¿Hasta el momento cuáles son, según tu evaluación, los resultados de esta modalidad de tratamiento?

R- Son muy buenas, sobre todo porque los pacientes que siguen tratándose a pesar de la lejanía sienten que de alguna otra forma conservan el espacio propio que tenían antes de la partida.

P- ¿Hay casos de pacientes que han comenzado directamente con esta modalidad de tratamiento ?

R- Bueno te diré que me ha pasado que pacientes míos que han viajado y continuaron atendiéndose vía internet han recomendado a algún nuevo amigo y he comenzado algún tratamiento sin haber estado nunca frente a la persona. Todas estas formas derivadas van haciendo posibles nuevas experiencias, lo cual te diré que me entusiasman mucho por los desafíos que conllevan.

P- Hay algo más que quisieras añadir porque cuando los campos son nuevos a veces no sabemos qué preguntar .


R- "Creo que a grandes rasgos hemos hablado de lo que hasta ahora puedo contarte sobre estos tratamientos. Lo que agregaría es que ha sucedido que algunos pacientes vinieron a la Argentina a visitar a sus familiares y amigos, aprovechando sus vacaciones, y por supuesto hemos vuelto a vernos y a realizar la sesión frente a frente en el consultorio con buenos resultados, trabajando los sentidos posibles a estos cambios de lugares reales y virtuales que suceden y signan al tratamiento psicoterapéutico como distinto.
A partir de estas experiencias surgen en mí los atisbos iniciales de pensamientos vinculados a la necesidad de trascender las categorías espacio-temporales tradicionales y dar así lugar a nuevas formas de comunicación humana.
Todo esto lo vinculo con los conceptos del encuentro multicreador, el pentágono múltiple, la quíntuple creación sincrónica y el crealogar , temas que desarrollo en mi libro La Creatividad. De todos modos son cuestiones a explorar y profundizar".


Agradezco a Carlos Churba haber dispensado un tiempo para esta comunicación que considero enriquecedora para los tiempos venideros y que puede ser altamente beneficiosa para las nuevas generaciones de psicoterapeutas

Extracto del libro: "Resonancias Rizomáticas" (Escritos en el devenir de una Psicoterapeuta)
de la Lic. Liliana Gimeno. Editorial Dunken. Buenos Aires. 2005